Escribe aquí lo que estás buscando:

Envíos gratis a partir de 70€ | 685 014 580 Horario 10-14 y 17-20 L-V |info@erotismoysensualidad.com

 

Masturbación femenina ¿es un tabú?

masturbacion mision tabú

Masturbación femenina ¿es un tabú?

Masturbación femenina ¿es un tabú?

Masturbación femenina ¡divino pecado! Todavía hoy recuerdo la primera vez que le pregunté a mi mejor amiga si ella se masturbaba. Yo solo quería saber si ella también lo hacía y su respuesta me dejó una amarga sensación que todavía hoy recuerdo:

¡Eso es de guarras!

Esa fue la primera vez que lo pregunté y también la última en años. Si por entonces tenía unos doce años no sería hasta los treinta y tantos que volvería a hacer la misma pregunta.

Cuando descubres que tienes un botoncito que te hace pasar buenos ratos como ninguna otra cosa en el mundo, no lo  vas contando por ahí. Y no lo haces porque intuyes que es algo que “no” está bien. Te han hablado de muchas cosas pero no de “eso”. Además te han dicho que no puedes ir desnuda por ahí sin “braguitas”, que “eso” no se toca ¿cómo iba a estar bien masturbarse?

Todos los mensajes te dicen que es algo malo pero como no eres tonta sabes que te sienta genial y si es “malo” te callas y ya está.

Empecé a hablar de ello al ir con chicos cuando me preguntaban intrigados y descubrí el poder que se puede tener sobre ellos. El tema avanzó mucho pero seguía sintiéndome culpable al hacerlo. Estaba mal.

La masturbación femenina como algo natural

Por suerte en esta vida las vivencias nos enseñan y así, poco a poco, se convirtió en algo natural. Comprendí que el sexo de las películas era eso sexo de películas. Mis orgasmos no podían depender de ese pene mágico que tiene el protagonista porque mi chico no lo tenía. Ellos no tenían varitas mágicas, la magia la tenía que hacer yo.

En el momento en que entendí que mis orgasmos dependían de mí me fue mucho mejor. El sexo mejoró increíblemente además del hecho de lo mucho que le excitaba a mi pareja y de las sonoras consecuencias de mis orgasmos que nunca dejaron indiferente a nadie.

Mi pareja podía excitarme y era un complemento increíble pero no bastaba para llegar al clímax y ¿sabéis que? No pasaba nada. Lo más difícil del mundo es alcanzarlo solo con penetración, muy pocas mujeres lo consiguen y yo no pensaba quedarme lloriqueando por no ser una de ellas.

Fue una gran victoria asimilar que los estereotipos son solo eso. La sexualidad de los demás puede resultarme curiosa pero la que me importa es la mía. Yo soy responsable de mis propios orgasmos y de disfrutar con mi pareja. Mi vida, mis orgasmos y punto.

Betty Dodson y sus talleres de masturbación femenina

Recientemente por lo de que mayo es el mes de la masturbación me he leído el libro de Betty Dodson “Sexo para uno: El placer del Autoerotismo”. Aunque se publicó en 1989 ha sido muy interesante comprobar que lo mismo que he vivido yo lo han vivido muchas mujeres.

Si no la conoces te diré que esta mujer fue pionera en crear talleres de masturbación. Lleva décadas enseñando a mujeres y hombres a disfrutar de su placer sin complejos ni tabúes. Hoy día te dicen que hay un taller así y aún te sorprendes de modo que cuando todo lleva pasando desde los setenta es nada menos que admirable.

Supongo que al igual que cada uno venimos  a este mundo para realizar una función,  la función de Betty era la de liderar un movimiento de liberación de la mujer a través de la masturbación.

Cuando Betty comienza a desarrollar su propia sexualidad siente la necesidad de comentarla y compartirla. La primera vez que se masturbó frente a un espejo le pareció algo muy intenso y sexual y no ridículo ni extraño como pensó que le resultaría. A través de sus dibujos consiguió la interacción de muchas personas relatándole sus experiencias más íntimas.

Las mujeres se abrieron a Betty

Como conclusión de esto extrajo que una cantidad tremenda de mujeres desconocían su propia sexualidad y eso las angustiaba. ¿Eran frígidas? ¿les pasaba algo porque no alcanzaban el orgasmo con la penetración?

Ante todo esto se animó a compartir sus descubrimientos y, sin pretenderlo, terminó dando talleres de masturbación en los años setenta.

La habilidad en la cama es como la habilidad en cualquier otra cosa: no se hereda por arte de magia, se aprende.

La masturbación femenina hoy por hoy

Estamos en 2017 y la sexualidad no es una clase que se dé en todos lo colegios. Sigue siendo tabú. Tenemos grandes sexólogos al alcance de la mano, sexbloggers y sextubbers para alcanzar la sabiduría pero aún así nadie comenta con sus amigas como se masturba.

El número de ventas de vibradores es elevado y hasta empiezan a comprarse masturbadores para hombres.

La masturbación debe ser vista como una forma natural de sexo. Es sana, nos ayuda con el estrés y a dormir mejor. Nos enseña sobre nuestro placer y es nuestra. No dependemos de nadie para tener un orgasmo y cuando más clara tengamos esa idea más sana y buena será nuestra sexualidad.

Es mejor tener una relación amorosa conmigo misma, buena salud, un trabajo creativo y una gran familia erótica, que muchas acciones en bolsa.

Los hombres están sometidos a mucha tensión porque no pueden fallar en una erección, “deben satisfacer” a la mujer y aguantar mucho tiempo. Nosotras somos las que debemos conseguir nuestro orgasmo y lo haremos conociéndonos y trabajando en equipo.

Las mujeres son las que tienen que abrir el camino de la libertad sexual y la libertad de expresión.

Mastúrbate

Uno de las ideas que Betty deja claras es la “no obligación” de tener sexo con tu pareja porque al otro le apetezca. Si te apetece tener sexo, mastúrbate, no obligues ni hagas chantaje al otro cuando no le apetezca. Las relaciones se van a tomar por saco (por no decir algo más fuerte) cuando esta tendencia se instala en la relación. Doy fé.

No pasa nada por masturbarte si tienes pareja. Es un momento íntimo y personal al que tienes perfecto derecho y que nadie te puede recriminar.

Mientras el sexo se limite al tiempo que dura la erección y la penetración continuará existiendo la lucha de sexos.

Lo que el universo y yo intentamos decirte es:

Masturbarse es bueno

La masturbación femenina es algo bueno y si aún no piensas lo mismo te recomiendo que veas la película Hysteria donde en clave de humor se habla de algo tan serio como fue la necesidad del invento del vibrador.

A lo largo de la historia hemos sido juzgadas, encarceladas en cárceles y psiquiátricos, tratadas como locas, desequilibradas y todo por no sucumbir al pecado de la carne. Los beneficios de la masturbación son reales y medibles, es más deberíamos tener la buena costumbre de masturbarnos a diario.

No te puedes perder el post  ¡Qué gran invento el vibrador! te lo recomiendo para saber por qué nació este invento y los orígenes de la “hysteria”.

 

Christine Erotic

Rompiendo tabúes

 

 

Christine Erotic

Un día busqué un relato erótico y no encontré nada de mi gusto. Me enfadé tanto que empecé a escribir. El camino ha sido largo y lleno de piedras pero no dejaré de trabajar en un portal de erotismo que ayude a las personas a encontrar una sexualidad sana y a disponer de multitud de herramientas para erotizar sus vidas. Creo que vale la pena el esfuerzo.