Escribe aquí lo que estás buscando:

Envíos gratis a partir de 70€ | 685 014 580 Horario 10-14 y 17-20 L-V |info@erotismoysensualidad.com

 

Historia del vibrador ¡qué gran invento!

Vibrador

Historia del vibrador ¡qué gran invento!

Historia del vibrador ¡qué gran invento!

La historia del vibrador es bastante desconocida aunque todos sabemos lo que es un vibrador. Los hay de muchas formas y  colores y es muy fácil encontrar uno que se adapte a nuestras necesidades pero ¿te has preguntado por qué nació?

Básicamente el vibrador fue creado porque los doctores de finales del siglo XIX no daban a basto a tratar los numerosos casos de histeria que las mujeres sufrían en aquella época.

¿Qué enfermedad es la histeria?

Pues bien, la histeria es una enfermedad exclusiva de la mujer cuyos síntomas van desde dolores de cabeza hasta el comportamiento rebelde impropio de una dama de aquellos tiempos.

Hablando en plata, que con tanta represión sexual y tanto pecado las mujeres estaban muy necesitadas de orgasmos. Físicamente se reflejaba en muchos síntomas como estrés, tensión alta, etc. Pero en lugar de enseñarlas a masturbarse solitas los doctores les diagnosticaban histeria y las pobres tenían que ir a la consulta.

Pagaban al buen doctor por tumbarse en la camilla, abrirse de piernas y dejar que las masturbaran hasta alcanzar el orgasmo o “paroxismo histérico”. Obviamente se iban muy contentas a casa y los “síntomas” disminuían o desaparecían por un tiempo.

¿Pagar para que te masturbe el doctor?

Me parece humillante que la sexualidad femenina estuviera tan reprimida como para que tuvieras que pagar una consulta para estar “mentalmente sana”. Obviamente las que no podían pagar por la visita del médico terminaban ingresadas en el psiquiátrico.

Casi de forma automática se nos diagnosticaba histeria. Que es contestona y feminista… ¡histeria!, que le pica la nariz… ¡histeria! Las consultas se llenaban y claro está los médicos se pasaban el día entero masturbando a sus pacientes y engordando el bolsillo. ¡Por Dios! ¡si ellos mismos terminaban teniendo problemas musculares en las manos!

Al doctor Granville le pareció que había vida más allá de pasarse doce horas masturbando pacientes y decidió inventar un instrumento que sustituyese los poderes de su mano.

Y así queridas mías es como se inventa el primer vibrador. Si tenías la visión romántica de un enamorado inventando nuevas formas de placer para su esposa o una mujer inventora que se lanzara a la aventura…¡lo siento!

El vibrador se inventó para solucionar un problema de hombres

¡Para evitar que los médicos se dedicaran a la agotable tarea de masturbar mujeres!

Este nuevo invento llamado vibrador era mucho más rápido y eficaz por lo que aligeraba bastante las horas de visita pudiendo atender a más mujeres. Más adelante se comenzó a distribuir en centros de salud y finalmente se convirtió en un pequeño aparato eléctrico para usar en el hogar (antes que la plancha o la aspiradora).

¡Se inventó antes el vibrador que la plancha o la aspiradora!

Si hubieran sido los hombres los que plancharan o barrieran seguro que estos aparatos se hubieran inventado antes ¿curioso verdad?

El vibrador fue vendido como un utensilio de terapia hasta mediados de 1950. Fue entonces cuando los psicólogos determinaron que la histeria no era una enfermedad y que se trataba solo de deseo reprimido que se aliviaba con la masturbación.

La histeria no era una enfermedad ¿hablamos de la cantidad de mujeres que murieron en psiquiátricos por ella?

La histeria fue el utensilio que se utilizaba para mantener a las mujeres oprimidas. Si uno se cansaba de su mujer podía decir que su querida esposa la padecía. Obviamente el enfado de la afectada se confundiría con los innumerables síntomas de la enfermedad y sería encerrada en el psiquiátrico. De esta forma su marido podría volver a casarse, apropiarse de su herencia o hacer lo que le diera la gana.

El vibrador fue algo más que una “cura” para una enfermedad inventada ya que al convertirse en un aparato terapéutico las mujeres podían recuperar su libertad a la par que su salud mental.

Pero todo empeoró cuando el cine porno llegó a la gran pantalla. De pronto la sexualidad se convirtió en tabú y los vibradores desaparecieron de los estantes de los supermercados y catálogos de revistas del hogar. Habíamos pasado de considerar la masturbación como algo terapéutico a algo obsceno y necesario de ser castigado.

Volveríamos a recuperar nuestra sexualidad con la época hippie de los 60 pero a día de hoy solo encuentras vibradores en las estanterías de los sexshops y no en las de los supermercados.

Mientras era algo terapéutico no era un tema tabú, de pronto alguien decidió que estaba mal y el puritanismo nos robó esa gran conquista que habíamos logrado.

El orgasmo femenino se vería de nuevo condenado a la represión

Por suerte la sexualidad femenina depende de nosotras y somos nosotras las que luchamos a muerte por ella. Nosotras compramos en los sexshops, compramos lencería y nuestras novelas eróticas.

Hace más de cien años tenías que ir a un centro de salud especializado para que te quitaran “las picores” y hoy por hoy todas tenemos un vibrador en el cajón de la mesita.

El caso es, que aún con nuestros incansables juguetes, seguimos siendo feministas, contestonas e independientes por lo que aquellos doctores nos considerarían enfermas crónicas y nos encerrarían de por vida.

Espero que a partir de ahora le tengas a tu vibrador el respeto que se merece por haber salvado tantas vidas del encierro y la locura.

¡Qué gran invento el vibrador! ¡Gracias Doctor Granville!

Y si te gustó ¡comparte!

 

Christine Erotic

Rebuscando en la historia del vibrador

Christine Erotic

Un día busqué un relato erótico y no encontré nada de mi gusto. Me enfadé tanto que empecé a escribir. El camino ha sido largo y lleno de piedras pero no dejaré de trabajar en un portal de erotismo que ayude a las personas a encontrar una sexualidad sana y a disponer de multitud de herramientas para erotizar sus vidas. Creo que vale la pena el esfuerzo.