Escribe aquí lo que estás buscando:

Envíos gratis a partir de 70€ | 685 014 580 Horario 10-14 y 17-20 L-V |info@erotismoysensualidad.com

 

Cunnilingus: cómo dar placer a una mujer

Cunnilingus: cómo dar placer a una mujer

Cunnilingus: cómo dar placer a una mujer

Cunnilingus, ese arte oral que muchos creen que dominan y luego son sólo unos poco privilegiados en realidad.
Y es que parece que lo que escondemos entre las piernas es cómo una máquina de ingeniería japonesa que sólo unos pocos pueden entender ¿o tal vez no?

Es tan sumamente difícil encontrar a un buen amante que muchas veces nos vemos obligadas a resignarnos y hacernos a la idea de que no tendremos sexo oral.

Porque si crees que a las mujeres no les gusta esta práctica o prefieren cualquier otra antes que esta, debo decirte que te han mentido.

Ese momento en el que tu nuevo amante desliza su cabeza entre tus piernas es uno de los que más tensión nos produce.

¿Sabrá hacerlo? ¿Tendré que pedirle que pare?

Obviamente no decimos

“Para, que no tienes ni idea de lo que haces”

Sin ir más lejos ¿sabes qué digo yo?

“Umm cariño estoy tan cachonda que no puedo esperar ¡quiero tenerla dentro ya!”

Con esta frase conseguía que dejara de torturar mi clítoris y que orgulloso pasara a hacer lo que sí sabía: mover el culo.

¿Te parezco demasiado sincera? Pues no sigas leyendo. Si pensar que existe la posibilidad de que no seas el amante perfecto que tú creías es algo impensable para ti, haz otra cosa.

Echa un vistazo a Instagram o a lo que sea que te apetezca pero no sigas aquí.

Aquí sólo quiero amantes dispuestos a ser los mejores. Aunque ello implique que se pasen una semana lamiendo higos (que no será el caso).

“No se puede llenar un vaso que ya está lleno”

Esto lo decían en alguna película…

Si crees que lo sabes todo nunca aprenderás algo nuevo y, tratándose de sexo, la experiencia suele ser muy divertida. Y si terminaras siento todo un artista del sexo oral ¿qué tendría de malo?

Para mí el cunnilingus se vuelve parte obligatoria de esos “preliminares” de los que todo el mundo habla y, al haber llegado al orgasmo de esta forma tan deliciosa, cuando pasas a la penetración todo está tan sensible que un segundo orgasmo está garantizado y quizás un tercero, un cuarto…

Por desgracia el hombre sigue pensando que tiene que ir directamente a por el clítoris. Tiene eso de “el botón del placer” tan metido en la cabeza que está convencido que con apretarlo es suficiente.

Ir directamente a por el clítoris DUELE y es un cortarrollos

No hay mayor torpeza que ir directamente a tocar el clítoris con tu mano o con tu lengua. En ese momento nos hacéis sentir incómodas y, desde mi punto de vista, queda claro que el tema no lo domináis. El clítoris es y siempre será el último paso de todos. Y si a estas alturas piensas que yo, orgullosa portadora de un clítoris maravilloso no tengo ni idea de lo que hablo…

VETE

Seguro que habrás oído aquello de “Vísteme despacio que tengo prisa” ¿verdad? Pues esa es la clave para tratar a una mujer en la cama. Hay que ponerla cachonda y para ello tienes que olvidarte de cómo funcionas tú y sentir cómo lo hace ella.

En lo que se refiere al sexo siempre he utilizado el siguiente ejemplo con mis amantes:
Mientras el hombre va por la autopista a 160 km/h la mujer está en casa cogiendo las llaves del coche.
¿Quién crees que llegará antes?

Una mujer excitada llegará antes al orgasmo y lo que es más importante: llegará. Por el contrario la mujer que no esté lo suficientemente excitada no llegará al orgasmo: lo fingirá.

Te recuerdo que:

Un 52% de las mujeres ha fingido un orgasmo en sus relaciones
Un 12% finge SIEMPRE

Y lo peor es que las mujeres fingimos para que no os sintáis mal o para escapar de un polvo horroroso. La mayoría preferimos escapar por la tangente antes de deciros que no sois tan fantásticos como vosotros pensabais.

No me enrollo más y a partir de aquí empieza la parte importante del post.

Calentando motores para el cunnilingus

 

¿Cómo dar placer a una mujer?

Sigue estos pasos para triunfar haciendo un Cunnilingus

1. Bésala: los besos son imprescindibles y son una apuesta segura para subir su temperatura rápidamente. Nunca subestimes el poder de un buen beso ya que, para nosotras, puede ser la diferencia entre querer o no querer sexo.

2. Acaríciala: mientras la besas acaricia su cuerpo evitando dirigir tu mano a la entrepierna. Su entrepierna está PROHIBIDA de momento.

3. Recórrela a besos: por el cuello, por la espalda, por sus pechos, por sus muslos y, sólo cuando ella lo pida o cuando empiece a mover la cadera (lo que significará que está lista) pasaremos a su entrepierna.

 

Advertencia:

Durante este proceso olvídate del reloj. No se trata de hacer esto durante 10 min o durante 20 min. Cada mujer tiene diferente sensibilidad y lo que debes aprender es a leer su cuerpo. Una mujer cuando está excitada se retuerce inconscientemente. Su respiración se vuelve agitada y su vagina comienza a lubricar.

Cuando más tiempo esté tu chica en este estado mayor será su excitación y más fácil y rápido será que llegue al orgasmo. Mis mejores amantes fueron aquellos que marcaron la diferencia en este punto. Olvídate del tamaño del pene o del aguante que tengas en la cama. La mujer quiere enloquecer de placer y eso solo pasará llevándola a un estado de excitación máximo.

 

Cómo realizar un cunnilingus

1. Los labios mayores

Una vez que nuestro proceso de mimos y caricias nos lleva al interior de sus muslos será el momento de estimular los labios mayores que son los labios externos. Para estimularlos los acariciarás con tu lengua realizando movimientos en forma de óvalo o círculo.

También usarás diferentes velocidades. Alternarás las velocidades y los movimientos con el fin de no dejar ningún pedacito de los labios sin estimulación. Comprobarás que se van hinchando.

Puedes sorprenderla introduciendo tu lengua suavemente en su interior pero recuerda que la mayor estimulación la producirás con las caricias y no con la penetración de la lengua.

El clítoris se encuentra en la parte de arriba y aún no está listo para que lo ataques por lo que procura olvidarte de él y realiza los movimientos de abajo a arriba. Si lo tocas puedes producirle molestias y harás que pierda esa excitación que tanto te ha costado conseguir.

No tengas prisa, en este punto queremos que toda la vulva se hinche y se vuelva sensible a nuestra estimulación. Tienes que escuchar su respiración e interpretar sus caderas. Nunca inmovilices las caderas de una mujer . Si una mujer echa sus caderas hacia atrás es porque seguramente le moleste la presión que estás utilizando. Si se mueve ligeramente en una dirección u otra quizás quiera sentir más en ese punto. Escucha lo que te dice y adáptate.

 

2. Los labios menores

Cuando ya llevamos un ratito jugando con los labios mayores pasaremos a los menores. Seguirás con la técnica de los óvalos o círculos de abajo a arriba y con alguna visita de tu lengua a su interior. Los labios menores también se irán hinchando al igual que el clítoris.

La estimulación hace que llegue más sangre a los vasos sanguíneos igual que le pasa al hombre cuando consigue una erección. Ese es nuestro objetivo en este proceso. Después de un ratito con los labios menores debe de estar todo hinchado, nuestra chica agitada y muy lubricada. Será el momento de pasar al clítoris.

 

3. El clítoris

Después de conseguir todo lo demás el clítoris está más que preparado para que las caricias sobre él no sean dolorosas. Vas a rodear con tu lengua el clítoris pero dejando la punta del capuchón para el final. Con la lengua puedes hacer recorridos circulares o succionar levemente el capuchón. Para concentrarte mejor puedes usar el abecedario.

a b c

Al tener formas circulares te ayudará a estimularlo correctamente. Los números suelen tener una forma más lineal por lo que no nos valdrían todos. En este momento resulta ideal combinar la estimulación de la lengua con la estimulación del punto G.

Abc+Punto G

Comprueba que tu chica está bien lubricada y si necesitara algo más de lubricación pon un poco de lubricante para poder introducir uno o dos dedos en su interior. No seas burro y no metas dos dedos directamente, no hay nada peor que no estar preparada y sentir como intentan meter más dedos de los que caben dentro en ese momento.

Primero se mete uno suavemente para comprobar la lubricación y si está mojada y ves que el dedo entró suavemente pruebas con un segundo dedo. Olvídate de usar tres. No se trata de imitar la penetración de un pene, es algo completamente distinto. Introducirás los dedos unos 3 cm ya que no se trata de llegar hasta el fondo y eso será más que suficiente. Piensa que no es agradable notar los nudillos o como chocan los demás dedos contra tu vulva.
Eso le cortaría el rollo a tu chica y perdería su concentración.

Esos dos dedos (o uno según lo necesite ella) serán los que estimulen su punto G. Introdúcelos suavemente y palpa las paredes de la vagina hasta encontrar la pared que más hinchada está. La diferencia entre las paredes será muy grande por lo que no te vas a equivocar. Dobla los dedos hacia a tí (como cuando llamas a alguien para que venga) y presiona suavemente la zona hinchada hacia tí. Ahora ya puedes estimular directamente el clítoris.

Es el momento de retirar un poco el capuchón del clítoris y de pasar la lengua sobre él, chuparlo, darle golpecitos,…
La combinación de ambos hará que alcance el orgasmo rápidamente.

 

El post orgasmo

Un buen amante nunca terminará su trabajo al conseguir que su amante se corra. El clítoris es hipersensible después del orgasmo y cualquier tipo de caricia sobre él queda descartada pero los labios (mayores y menores) y el punto G no tendrán la misma reacción.

Si cuando tu chica se corre te apartas de su entrepierna tendrás que esperar a que ella se recupere para poder seguir jugando. Cualquier intento de estimulación le resultará incómodo hasta dentro de un buen rato. Si por el contrario, una vez que ella se corre continúas las caricias por los labios mayores y menores sin acercarte al clítoris, harás que su recuperación sea completamente diferente.

Por un lado alargarás el placer del orgasmo, en una intensidad menor por supuesto. Mantendrás el fuego encendido de forma que ella pueda alcanzar un segundo orgasmo más fácilmente. Podéis continuar con penetración o con otro cunnilingus. No te recomiendo que paséis a una felación puesto que toda la excitación que has conseguido en ella desaparecería y tendrías que volver a empezar. Una felación o un 69 podría ser el broche de oro para la noche.

Y ya estarías listo para dar el mejor sexo oral a tu pareja.

Pincha aquí para ver un post con dibujos sobre los diferentes tipos de vulva que existen (no están todos pero te podrás hacer una idea)

Aquí te dejo la chuleta para que seas un dios del sexo oral y que puedes llevar contigo hasta que perfecciones la técnica. ¡Cuéntame qué tal te fue!

Y si quieres poner a prueba la técnica te recomiendo nuestro post Posiciones de sexo oral para un cunilingus perfecto

 

Guia para un cunilingus perfecto

 

Como te prometí:
Posiciones para el sexo oral y un cunnilingus perfecto

 

Ilustración de Mattew Draw si quieres saber más de él visita la web del artista Mattew Draw

 

Christine Erotic

Un día busqué un relato erótico y no encontré nada de mi gusto. Me enfadé tanto que empecé a escribir. El camino ha sido largo y lleno de piedras pero no dejaré de trabajar en un portal de erotismo que ayude a las personas a encontrar una sexualidad sana y a disponer de multitud de herramientas para erotizar sus vidas. Creo que vale la pena el esfuerzo.