Vieiras a la plancha

Vieiras a la plancha

 

Alimentos afrodisíacos que incluye:

Vieiras, tabasco

Ingredientes:

  • Una docena de vieiras frescas.
  • Para la vinagreta:
  • 2 gotas de salsa tabasco
  • 2 cucharadas de aceite
  • Sal gorda
  • Perejil picado

Preparación:

Primero haremos la vinagreta ya que las vieiras se hacen muy rápido y no nos daría tiempo.

Para la vinagreta:

Mezclamos el aceite, la sal, el perejil picado y unas gotas de salsa tabasco en un recipiente de cristal. Si os gusta muy picante prueba la salsa y añade más tabasco a vuestro gusto. ¡Pero mucho ojo no te pases!

Cuando ya está terminada nos ponemos con las vieiras.

Con un cuchillo vamos a separar las vieiras de la concha con mucha suavidad. Mientras se calienta la plancha con unas gotas de aceite.

Cuando ya esté caliente vamos a poner las vieiras. El objetivo es marcarlas, es decir, que por fuera tengan algo de color pero por dentro conserven toda el agua y no se asen.

Esto es muy rápido y cuando termines de ponerlas casi tendrás que darle la vuelta.

Cuando se trata de vieiras ¡mejor crudas que hechas!

Cuando ya estén vuelve a colocarlas sobre la concha. Y por último vas a verter la vinagreta sobre ellas.

 

Advertencias:

No hay que hacer las vieiras mucho, al revés, la magia de esta receta es que la vieira quede más bien cruda.

Merece la pena que compres vieiras frescas.

Se comen calientes, organízate bien para que las vieiras sean lo último en preparar.

Sugerencias:

Un buen vino blanco.

Variaciones:

No se me ocurre ninguna ¿alguna sugerencia?

 

Vieiras a la plancha que cocinarás rápida y fácilmente y que te harán quedar genial en tu cena especial porque ¡están riquísimas!

 

Vieiras a la plancha

Un pensamiento en “Vieiras a la plancha

  1. Es indudable el poder sugeridor de este plato como afrodisíaco, al igual que el de las almejas y las ostras, compañeras suyas en su origen y seguramente también en el tipo de preparaciones culinarias.
    El propio envoltorio en forma de concha abierta que acoge su delicioso contenido, su aroma, su fragancia a mar, a algas yodadas con toques salinos que contrastan con la dulzura carnosa del sabroso bocado que aporta, su textura sutil y delicada, su carnosidad blanca tono marfil, suave y ligeramente untuosa pero firme, exquisitamente sabrosa, rodeada del «coral», esa especie de saliente o lengüeta más roja y cálida porque tiene un sabor aún más especiado y concentrado a mar y que de hecho no deja de ser más que el abultado apéndice genital de la propia vieira que es hermafrodita, por cierto.
    Por todo ello, para mí al menos, y creo que es ampliamente compartido, es inevitable no rememorar al saborearla las delicias de la vulva femenina, la íntima exquisitez de los pliegues carnosos de sus labios jugosos que dan paso al adorable clítoris y a la incitante entrada vaginal labios adentro, todas delicadas delicias dignas de admiración para ser exquisitamente degustadas.
    Así que comparto tu sugerencia culinaria porque puede ser el perfecto preludio afrodisíaco para saborear en pareja, primero sobre el plato y luego en denudez. De hecho el propio nombre de vieira creo que deriva de Venus, la diosa del amor, en este caso del amor más apetecible y sabroso.
    Gracias por tus aportaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba