Escribe aquí lo que estás buscando:

Envíos gratis a partir de 70€ | 685 014 580 Horario 10-14 y 17-20 L-V |info@erotismoysensualidad.com

 

Falta de apetito sexual ¿qué me pasa?

Falta de apetito sexual

Falta de apetito sexual ¿qué me pasa?

 Falta de apetito sexual ¿qué me pasa?

La falta de apetito sexual trae situaciones como “Cariño no me apetece” o “Me duele la cabeza” que son las frases más temidas en el terreno sentimental (bueno detrás de “tenemos que hablar” que es todo un clásico). La primera vez que lo oímos nos parece posible, la segunda nos desconcierta pero si hay una tercera se nos enciende la alarma y cunde el pánico.

No es algo nuevo, de hecho el “me duele la cabeza” es todo un clásico que se ha llevado al cine. Y como todos hemos visto en las películas al final la pareja encuentra un amante con quién calmar sus ansias y seguramente sea por eso por lo que nos suena la alarma en nuestra cabeza.

Quizás la mujer piense que ya se ha pasado la pasión y que su pareja le pide sexo porque es un hombre, que “ellos son así”. Las noches de sexo sin dormir son para los primeros meses ¿o tal vez no?

Ni que decir tiene que a un hombre también puede “dolerle la cabeza” y eso no tiene porque significar que está liado con su secretaria entonces ¿qué está pasando en la relación? ¿porque existe una falta de apetito sexual?

¿Es un error asumir que la pasión es cosa de los primeros meses? Sí, definitivamente sí. Está claro que al principio la emoción de conocerse es un plus pero ¿acaso deja de gustarnos el sexo? ¿ya no nos gusta tener orgasmos?

Piensa bien esas preguntas:

 

¿Te gusta el sexo? ¿Te gustan tus orgasmos?

 

¡Sí!¡Me gusta el sexo!¡Me gustan mis orgasmos! Pero no me apetece, no me siento inspirada, no me siento sexy,… puedo ayudarte.

Cuando el problema viene de dentro, como si alguien hubiera apagado el interruptor la solución más fácil es pensar que estás en “modo off”. Soy experta en “modo off” y con lo que me costó a mi entender lo que pasaba me siento incapaz de dejarte a oscuras.

Se llama ESTRÉS. ¿Una chorrada? eso mismo pensé yo y es que hoy en día vivimos tan estresados que somos incapaces de entender que ese no es nuestro estado normal. El trabajo, la familia, las movidas de nuestra cabecita,… todo esto te afecta haciendo que tu apetito sexual disminuya o desaparezca.

Lo peor es que cuando el sexo desaparece nos sentimos deprimidas, engordamos, estamos de mal humor (sí, científicamente demostrado) y comenzamos a pensar que nuestra relación se va a la mierda. Discutimos, más tensiones, agobios, miedos,…

 

¡¡¡¡¡SEXOOOOOOOO!!!!!

 

El sexo lo cura todo, hasta el estrés, pero ¿cómo subir esos niveles hormonales que ha bajado el estrés? El estrés aumenta la adrenalina (porque para el cuerpo es igualito que si tuvieras que correr por la sabana africana delante de un león) la adrenalina nos deja agotados. La testosterona, responsable del deseo, baja. La serotonina, también llamada hormona de la felicidad y de la libido, baja. La dopamina, que también ayuda al tema, se dispara al principio pero, en un periodo continuado, lleva al agotamiento.

Y ahora es cuando, quién no tiene ni idea de ser mujer, te dice:

El estrés se soluciona con sexo por lo que ya sabes ¡manos a la obra!

Y yo estaría partiéndome de risa todo el día, vamos que seguramente terminaría revolcándome por el suelo. ¿Acaso es sencillo para ti tener sexo sin que te apetezca? Yo no puedo y, ¿recuerdas que te dije que era experta en “modo off”?

Mi estrés era tal que el médico me recomendó que dejara mi trabajo ¡cómo si eso fuera fácil! Comencé a investigar, cómo hago con todo, hasta que descubrí la clave de todo esto.

Seguro que como yo has leído artículos donde te aseguraban que arreglándote, haciendo vida social, introduciendo juguetes y juegos eróticos todo se iba a solucionar. Seguramente como yo, tu también lo probaste todo y no funcionó. La cuestión es la siguiente: si el problema viene por un desajuste hormonal ¿por qué las soluciones no tienen nada que ver con las hormonas? Fácil, porque no son soluciones.

Necesitas subir tus niveles de testosterona, dopamina y serotonina. La cuestión es volver a un estado equilibrado donde tu apetito sexualsea sano y así puedas combatir con sexo el estrés. Digamos que hay que pasar a “modo on” y ¿cómo vamos a hacerlo? Comiendo.

La solución a todo este drama la tenemos en el super, en la herboristería e incluso en la farmacia y te voy a enseñar todo lo que he aprendido en una nueva sección del blog que se llamará “Afrodisíacos”.

 

¿Son los afrodisíacos un mito?

Pues no princesita, son tu mejor aliado. Los hay que solo son “falsos dioses” pero hay otros que pueden sacar lo tu versión más caliente y te aseguro que con algunos te vas a quedar con la boca abierta (seguro que los tienes en el frigorífico ahora mismo).

Estoy preparando esta sección con mucho cariño pero te adelanto que de poco va a servir que te hinches a chocolate.

 

Christine Erotic

Devolviendo el apetito sexual a nuestras vidas

 

 

 

Christine Erotic

Un día busqué un relato erótico y no encontré nada de mi gusto. Me enfadé tanto que empecé a escribir. El camino ha sido largo y lleno de piedras pero no dejaré de trabajar en un portal de erotismo que ayude a las personas a encontrar una sexualidad sana y a disponer de multitud de herramientas para erotizar sus vidas. Creo que vale la pena el esfuerzo.